RECIBA LAS ÚLTIMAS ACTUALIZACIONES

    Al hacer clic en SUSCRIBIRSE, acepta recibir correos electrónicos de Morela Russo Lifestyle Magazine y acepta nuestros términos de uso y política de privacidad.

    Búsqueda

    article images

    A medida que bajan las temperaturas, nuestros armarios hacen un cambio. Las sandalias se cambian por botas y las chaquetas reemplazan a los vestidos. Si bien esa parece la transición más natural, ¿nuestra rutina de cuidado de la piel y del cuerpo también debería seguir su ejemplo?

    El cambio de estación también modifica la barrera protectora de la piel. Mientras que el otoño y el invierno traen la alegría del café con leche especiado con calabaza y las botas de cuero hasta la rodilla para pavonearse, también tiene que sufrir por la piel seca y agrietada que se ve y se siente áspera. No se ve bien, ¿eh?

    La temporada de invierno y los bajos niveles de humedad extraen la humedad de la piel. Encerrado en el interior con calor agrega combustible al fuego, haciendo que su piel se vea reseca, enrojecida y sin brillo. Con eventos de invierno como el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo, lo último que deseas son codos y tacones escamosos asomando desde el interior de tus costosos atuendos.

    ¡Pues ya no! Tenemos la rutina de cuidado corporal de invierno más efectiva para mantener tu piel suave, flexible e hidratada: ¡com octubre, noviembre y diciembre!

    Usa limpiadores naturales

    A medida que se acerca el invierno, elimine los jabones con aromas artificiales que eliminan la humedad natural de la piel y la dejan excesivamente seca. La próxima vez que salga de compras, eche un vistazo rápido a la lista de ingredientes. Usa limpiadores con aceites hidratantes de girasol y coco 100 % orgánicos, manteca de karité y aloe vera. Tenga la sensación de estar en un lujoso spa con aromas relajantes que flotan por todas partes. ¡Tendrás una piel suave como la seda después de cada ducha, como la que ves en los comerciales relacionados con productos para la piel!

    Hidratar fuera de la ducha

    Si bien esto es una obviedad, te sorprendería saber cuántas personas se enjabonan los humectantes solo en la cara, dejando la piel del cuerpo deseando hacerlo. El duro aire invernal agota la humedad de la piel, lo que provoca el riesgo de eccema. Recomendamos usar un humectante a base de crema sobre la piel ligeramente húmeda (recién salida de la ducha), ya que esto bloquea con éxito la humedad de la superficie para una piel maravillosamente hidratada durante toda la temporada de invierno.

    Exfoliar en días alternos

    La exfoliación es fundamental en el cuidado de la piel, pero debes reducir su frecuencia durante la temporada de invierno. La exfoliación suave elimina las células muertas de la piel y la piel escamosa (cortesía del invierno), pero exagerar puede resultar contraproducente. La piel ya está seca y sensible en invierno, por lo que el roce y la fricción excesivos pueden provocar sangrado y agrietamiento. Haz un exfoliante suave en casa con avena o café molido y aceite corporal para restaurar la humedad mientras frotas la piel que se está desprendiendo.

    Intenta golpear

    El advenimiento de la era de las redes sociales ha allanado el camino para las tendencias en el cuidado de la piel. Los golpes en la piel son los últimos, y los dermatólogos confían en ellos. ¡Veamos de qué se trata el bombo! El slugging consiste en aplicar una capa de vaselina sobre la piel para evitar la pérdida de humedad. Vale la pena agregar esta tendencia k-beauty a tu rutina de cuidado corporal de invierno cuando la piel está totalmente seca, gracias a la maldición de la baja humedad y el calor artificial.

    No escatimes en bloqueador solar

    El invierno puede significar días más oscuros, pero los dañinos rayos UV del sol todavía están en plena acción. El daño solar se exacerba durante el invierno ya que la piel seca está significativamente menos protegida. La exposición al sol puede causar envejecimiento prematuro e hiperpigmentación. No se deje engañar por el clima frío. Aplique bloqueador solar generosamente en todas las partes del cuerpo expuestas como un escudo completo.

    Presta especial atención a tus manos

    Estamos completamente vestidos en invierno, pero las manos suelen estar expuestas. El daño solar y la contaminación pueden penetrar la suave piel de nuestras manos, haciéndolas parecer desgastadas y envejecidas. Además, lavarse las manos varias veces al día se ha vuelto habitual gracias al covid, y esto provoca una sequedad excesiva. La sequedad puede aumentar la pigmentación y los parches secos. ¡No se limite a utilizar una crema de manos y llamarlo un día! Asegúrate de hidratar tus manos durante todo el día. ¡Dales los mimos que se merecen para tomarse de la mano de tu ser amado!

    Recuéstese en las duchas de agua caliente

    Entendemos lo tentador que es meterse en una ducha de agua hirviendo en un frío día de invierno. Cierra la ducha y piensa por un minuto: ¿qué significa esto para tu piel? El agua caliente puede despojar a tu piel ya seca de los aceites naturales y la humedad, dejándola más reseca que nunca. En su lugar, ¡confórmate con agua tibia o fría para conservar la poca humedad que te queda!

    Impulsar la ingesta de agua

    El agua es el Santo Grial para una gran piel. Pero en invierno, llévalo a un nivel superior. Aumente su consumo de agua para satisfacer las crecientes necesidades del cuerpo. Cuando reponga la piel desde el interior, se reflejará en el exterior. En el próximo invierno, dé la bienvenida a una piel suave y flexible con estos simples ajustes en su rutina de cuidado corporal.

    RECIBA LAS ÚLTIMAS ACTUALIZACIONES

      Al hacer clic en SUSCRIBIRSE, acepta recibir correos electrónicos de Morela Russo Lifestyle Magazine y acepta nuestros términos de uso y política de privacidad.